WhatsApp

¿Por qué es que los bonos tienen menos riesgo que las acciones?

 

Dos de los vehículos de inversión más utilizados por los inversionistas individuales son las acciones y los bonos. Una acción representa propiedad en una empresa, mientras que un bono significa que usted es el prestamista de la empresa. Nos dicen que los bonos tienen menos riesgo que las acciones, por lo que las acciones han proporcionado históricamente una mayor tasa de rendimiento que los bonos (recuerde que lo más alto el riesgo más alto va ser el rendimiento). Entonces ¿por qué son las acciones más riesgosas que los bonos?

Vamos a examinar algunas diferencias que muestran por qué los bonos son menos riesgosos que las acciones.

 

El bono es un préstamo atado a un contrato.  Un bono es un acuerdo contractual entre usted, como acreedor, y la compañía como el prestatario. El bono tiene condiciones muy complejas, incluyendo el pago de intereses en determinados momentos y la amortización del principal al final del plazo. La empresa que emitió el bono está contractualmente y legalmente obligada a devolver su inversión al final del término. Sin embargo, el accionista no tiene ninguna garantía que usted ganará dinero en la transacción.

 

La empresa que emitió el bono tiene que hacer los pagos de intereses igual que como usted hace su pago de hipoteca o préstamo de auto. Si la empresa no hace sus pagos, corre el riesgo de defecto; un defecto lo hará mucho más difícil para la compañía a pedir dinero prestado en el futuro. Por lo tanto, debido a que tiene la obligación de pagar el bono, la empresa normalmente hace un gran esfuerzo para pagarlo. Con una acción, la empresa no está obligada a repagar a sus propietarios o proporcionar un dividendo.

 

Derechos preferenciales de reembolso

 

Un bono es un contrato que normalmente tiene la prioridad de pago sobre los accionistas. Piénsalo de esta manera-la empresa tiene que pagar sus acreedores (el bono) antes de que pueda pagar a sus dueños (accionistas). Esto significa que si la empresa quiebra, los tenedores de bonos serán pagados antes que los accionistas. Si no hay dinero de sobra, entonces los accionistas no reciben nada.

 

A la misma vez, si la compañía ha ganado mucho dinero, los bonistas solo recibirán su pago de interés, mientras que los accionistas recibirán las ganancias en forma de dividendos. Las fluctuaciones de precios

 

El precio de una acción puede cambiar dramáticamente en un corto periodo de tiempo, bajando o subiendo 5-10% en un día. Debido a estas variaciones en precio, su inversión de $1000 puede bajar rápidamente a $ 850 en un corto periodo de tiempo, especialmente si baja el mercado de valores. Esto se conoce como riesgo de mercado. Además, el precio de una acción puede disminuir si la empresa no está obteniendo buenos resultados financieros (riesgo de la empresa).

 

Los precios de los bonos, sin embargo, no tienen tales fluctuaciones. Si disminuye el mercado de valores, el precio del bono probablemente se mantendrá estable. Del mismo modo, si la empresa tiene malas ganancias, siempre y cuando puede pagar el bono, el precio del bono probablemente no será afectado. Los precios de los bonos son más predecibles, fluctuando cuando las tasas de interés aumentan o disminuyen, o si la condición financiera de la empresa (y por tanto su capacidad de pago) comienza a deteriorarse.

 

Calificaciones

 

Las agencias de Calificaciones examinan la condición de crédito de la compañía y emiten un grado en función de su capacidad para pagar el bono, mientras que las acciones no tienen tal calificación. Una empresa con una situación financiera sólida tendrá una alta calificación crediticia, que le permitirá al inversionista a saber si es demasiado arriesgado para su cartera. Con una acción, al no tener sistema de calificación real para la empresa, el inversionista tiene que tratar con los caprichos del mercado.

 

Su cartera de inversiones debe estar compuesta de ambos acciones y bonos. Sin embargo, porque las acciones son más riesgosas, al acercarse a la jubilación, usted debe comenzar a ajustar su cartera para tener más dinero invertido en bonos que en acciones.